20. ago., 2019

Razonamiento

El delito contra los sentimientos religiosos tendría que sacarse del Código Penal CP, porque es una infracción propia más bien de estados confesionales o fundamentalistas. Las normas punitivas (castigo) únicamente han de proteger derechos de las personas y no estados de ánimo. Solo desde visiones desfasadas, confesionales y autoritarias se pueden convertir los pecados en delitos. No es propio de una democracia constitucional.