9. ago., 2019

Razonamiento

La utilización de grabaciones de conversaciones íntimas como prueba en un juicio es ilícito.

Por tanto, una grabación de conversaciones mantenidas por hijos con un progenitor no puede justificar la adopción de medidas que afecten a su relación familiar, como el régimen de visitas.